La práctica del ayuno, integrada conjuntamente con una dieta oncosaludable y que sea compatible (como la cetogénica), es muy efectiva en la reducción de la progresión del tumor.

El ayuno consiste en pasar un tiempo determinado en el que no se ingieran alimentos. Así, el organismo humano tratará de guardar energía y una de las maneras que tiene de hacerlo es reciclando montones de células.

El ayuno es clave para que las células madre se pongan en modo regeneración y empiecen a proliferar para regenerar el sistema entero y en especial el inmune. Es lo que promueve la regeneración de células madre hematopoyéticas, es decir la su autorenovación mediante divisiones mitóticas que dan lugar a nuevas células con la capacidad de regenerar tejidos dañados.

Especialmente importante será el ayuno en pacientes oncológicos que reciban tratamiento con quimioterapia, ya que les permitirá regenerar el sistema inmune tan dañado por el efecto de esta medicación. Ayunos prolongados también protegen contra la toxicidad de la quimioterapia, mitigando algunos de sus efectos más dañinos sobre el sistema inmune.

Ciclos de ayuno de 2-4 días durante un período de 6 meses, eliminan células inmunitarias dañadas y generan nuevas células. Esto es especialmente importante en pacientes con cáncer y con deficiencias del sistema inmune, incluyendo desórdenes autoinmunes.

Aunque la práctica del ayuno está indicada en pacientes oncológicos, será estrictamente necesario controlarlo y pautarlo debidamente por un especialista médico oncológico.

https://elpais.com/elpais/2017/02/01/ciencia/1485977511_800565.html

https://www.fitnessrevolucionario.com/2016/11/19/ayuno-intermitente-y-cetosis-contra-el-cancer/

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/02/120208_cancer_ayuno_ecuador_men

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20161214/178233107_0.html

https://www.aecc.es/es/red-social/supervivientes/quimioterapia-ayuno-aliados-contra-cancer

Leave a Reply

Llámeme ahora
+
Llámeme