Los avances en la detección temprana y el tratamiento del cáncer de mama dan como resultado una evidente mejoría en las perspectivas del paciente después del diagnóstico. Esto conlleva un consecuente aumento de la tasa de supervivencia.

 

Problemas que genera la terapia del cáncer de mama

Las terapias invasivas en el tórax y la axila en el cáncer de mama pueden provocar problemas en el hombro y la parte superior del hemitórax, lo que da como resultado un menor rango de movimiento del hombro, debilidad muscular, dolor y limitaciones funcionales.

Existe evidencia de que el ejercicio post-operatorio puede mejorar la función del hombro en mujeres con mayor riesgo de problemas de hombro después de la cirugía de cáncer de mama.

El daño al sistema de transporte linfático puede ocurrir después de la cirugía o con la radioterapia, situando a las mujeres en un mayor riesgo de desarrollar linfedema secundario.

La radioterapia y la cirugía pueden ocasionar cicatrices y lesión en los tejidos causando endurecimiento y contracturas de los músculos y del tejido conectivo (tendones, fascia, ligamentos, etc).

 

Beneficios del ejercicio en el cáncer de mama

Los ejercicios para linfedema tienen importantes beneficios:

  • Mejora del drenaje linfático, así como del flujo linfático a través de la activación de un mecanismo fisiológico.
  • Mantenimiento del flujo sanguíneo y linfático a las articulaciones y tejidos blandos.
  • El ejercicio puede prevenir el acortamiento y debilidad de los músculos circundantes y tejido conectivo que pueden ocurrir después de la inmovilización después de la cirugía.
  • Un buen rango de movimiento en el hombro favorece un buen flujo linfático y previene el acortamiento muscular.

El estiramiento juega un papel clave en la remodelación del tejido conectivo, así como en la producción de colágeno en respuesta a una herida.

Estudios de gran calidad y la OMS proporcionan pruebas contundentes de que la actividad física durante y después del tratamiento del cáncer es segura, puede mejorar la supervivencia, reducir la recurrencia y mejorar los efectos secundarios relacionados con el cáncer como la fatiga, ansiedad y depresión.

La American Cancer Society recomiendan a los pacientes oncológicos 150min de actividad moderada y al menos dos sesiones de entrenamiento de fuerza por semana siempre y cuando su estado clínico se lo permita.

 

Tabla de ejercicios en el cáncer de mama

A continuación incluimos una tabla de ejercicios recomendada para mujeres con cáncer de mama:

ejercicios-cáncer-de-mama

ejercicios-cáncer-de-mama

BMC Health Serv Res. 2018 Jun 18;18(1):463. doi: 10.1186/s12913-018-3280-x.

Development of an exercise intervention for the prevention of musculoskeletal shoulder problems after breast cancer treatment: the prevention of shoulder problems trial (UK PROSPER).

Richmond H1, Lait C2, Srikesavan C3, Williamson E3, Moser J4, Newman M3,4, Betteley L1, Fordham B3, Rees S1, Lamb SE1,3, Bruce J5; PROSPER Study Group.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llámeme ahora
+
Llámeme