El Cáncer ha pasado a ser la primera causa de muerte en los países desarrollados, superando las cifras de mortalidad causadas por enfermedad cardiovascular. En EEUU, este año fallecerán a causa de esta enfermedad cerca de unos 600 920 americanos, que representa más de 1650 personas por día.

Este fenómeno científico y social es ya toda una evidencia dentro de la comunidad médica. Se espera que las tasas de enfermos de cáncer a nivel mundial no sólo no decrezcan si no que vayan en aumento (con la evidente repercusión económica y social que esto supone).

 

GASTO Y DESIGUALDAD

Como no puede ser de otra forma el cáncer ha cobrado especial relevancia dentro del primer mundo y representa un desorbitado gasto a nivel mundial. Empleando los datos del instituto nacional del cáncer, en este país los gastos nacionales que se derivan de la atención del cáncer fueron un total de 125 mil millones de USD (dólares) en 2010 y se estima que para 2020 podrían alcanzar los 156 millones de dólares (USD).

La agencia estadounidense “AHRQ Agency for healthcare research and qalty”, estima que los costes médicos directos (total de todos los costes de cuidados en salud) en el 2014 en EEUU fueron de 87,7 billiones de dólares; siendo el 58% de este coste destinado a tratamientos y el 27% del coste destinado a las necesidades del paciente derivado de esta enfermedad.

Como podemos apreciar, uno de los mayores costes del cáncer es su tratamiento. En este punto es esencial comprender la existencia de desigualdades entre países e incluso dentro de un mismo país, teniendo una especial importancia y una evidente repercusión en el transcurso de la enfermedad.

Siguiendo como referencia EEUU entendemos que hay una brecha muy importante respecto a las personas que no tienen seguro de salud (de acuerdo con el US Census Bureau unas 29 millones de personas). “Cancer facts and figures” detalla que en 2017 los pacientes sin seguro y aquellos de cualquier minoría étnica son sustancialmente más propensos a ser diagnosticados con cáncer en un estadio avanzado (e irreversible), cuando el tratamiento puede ser más extensivo, costoso y menos exitoso.

 

INVESTIGACIÓN Y CONCLUSIONES

Sólo EEUU invierte anualmente 5 billones de dólares en su investigación. Tristemente no podemos decir que se haya avanzado en la medida esperada y deseada en las últimas décadas.

El cáncer nos cuesta billones de dólares y lo más importante nos cuesta la vida de personas que amamos. Por ello, reducir las barreras económicas que suponen el abordaje de esta enfermedad es primordial en la lucha para eliminar el sufrimiento y sobre todo la muerte derivada de esta enfermedad.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llámeme ahora
+
Llámeme