DIETA ONCOLÓGICA

Ningún organismo vivo puede crecer y reproducirse sin alimento; las células cancerosas no son una excepción. Es por ello que en el abordaje de esta enfermedad es fundamental que el paciente tenga asesoramiento nutricional correcto y supervisado por un especialista experto en la materia que estudie su caso y proporcione una correcta dieta oncológica.

Las personas que atraviesan un proceso de cáncer pueden presentar diferentes alteraciones derivadas de la enfermedad y del propio tratamiento: pérdida de peso, pérdida de masa muscular, caquexia etc.

La dieta de cada paciente se elaborará de forma individual, tras realizar una evaluación y atendiendo a las necesidades del paciente. Desde la clínica se siguen los principios de alimentación saludable y las recomendaciones de la OMS.

Las pautas la dieta oncológica que recomienda la clínica están basadas en estudios científicos contra el cáncer ampliamente contrastados y que siguen en tres patrones fundamentales:

  • Una reducción controlada de la glucosa en sangre.
  • Seguir una dieta cetogénica personalizada.
  • La práctica del ayuno terapéutico (siempre que sea posible).

Para más información será necesario un estudio del caso particular del paciente y un análisis médico.

¿QUÉ ES LA SUPLEMENTACIÓN ONCOLÓGICA?

En los últimos tiempos, la suplementación anticáncer se han convertido en un gran aliado en la lucha contra la enfermedad.

Entendemos suplemento como complejo o concentrado vitamínico, de minerales o micronutrientes que en ningún caso actuarán como medicamentos.

Un suplemento actúa como complemento esencial e indispensable a la correcta nutrición del paciente, resolviendo carencias y promoviendo funciones específicas del cuerpo; un medicamento actúa sobre el organismo paliando los síntomas, resolviendo la enfermedad o mitigando los efectos de la misma.

Existen varias razones principales para que los pacientes oncológicos tomen suplementos nutricionales (siempre pautados y bajo la supervisión de un especialista oncológico):

  1. La primera razón para tener una dieta oncológica, es la de compensar la falta de algunos nutrientes cuando se quitan ciertos alimentos de la dieta del paciente oncológico. Estos suplementos también pueden complementar alimentos nutritivos que no tienen las cantidades suficientes o no las sintetiza correctamente el paciente, para proporcionarles así un beneficio extra y/o sobresaliente.
  2. La segunda razón es la de suministrar un nutriente seleccionado o una combinación de nutrientes seleccionados para apoyar o fomentar una función específica del organismo. Algunas personas heredan características químicas en su cuerpo que requieren una mayor cantidad de ciertas vitaminas y alimentos nutritivos para traer su metabolismo hasta un nivel de funcionamiento normal u óptimo. Otras personas han adquirido anormalidades químicas en su cuerpo debido a la exposición a sustancias tóxicas o como parte de un trastorno como la función renal alterada. Hay otras que requieren de ciertos nutrientes y vitaminas para el apoyo de terapias médicas.
  3. La tercera razón es la de ayudar al paciente a soportar la medicación y el proceso de recuperación de la enfermedad. Ciertos suplementos alimenticios pueden ayudar a que los pacientes se sientan mejor y permanecer más fuertes físicamente, la falta de nutrientes esenciales puede causar debilidad a los pacientes así como cansancio e incapacidad de resistir las infecciones o tolerar los tratamientos del cáncer.La ingesta de suplementos también ayuda a los enfermos de cáncer a mantener el vigor, evita que se rompa el tejido corporal, ayuda en la reconstrucción del tejido, combate infecciones y ayuda considerablemente a la recuperación de cirugías. Pueden beneficiarse niños y adultos que padezcan o hayan padecido cualquier tipo de cáncer.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿ES EFICAZ LA DIETA Y LA SUPLEMENTACIÓN ANTICÁNCER?

Una dieta equilibrada y supervisada por un especialista médico durante el proceso de la enfermedad puede prevenir determinados estados carenciales y problemas derivados de una mala alimentación, del tratamiento, etc.

Recomendamos preguntar siempre a un médico y nunca realizar dieta o suplementación de forma autónoma, pues estas actitudes pueden resultar perjudiciales.

¿ES INDISPENSABLE HACER DIETA Y TOMAR SUPLEMENTACIÓN PARA CURARME?

No es indispensable, sin embargo consideramos altamente recomendable seguir una alimentación saludable y un aporte extra de suplementación personalizado y siempre pautado por especialistas sanitarios.

¿PUEDO COMBINAR LA DIETA CON OTRAS DIETAS QUE ESTÉ HACIENDO?

En general un paciente oncológico no es recomendable que haga alguna dieta que no tenga que ver con su enfermedad. Es por tanto muy importante que siga una serie de pautas nutricionales concretas y personalizadas por parte de un especialista médico que evalúe su caso.

¿PUEDO SALTARME LA DIETA O NO TOMAR MI SUPLEMENTACIÓN ALGUNA VEZ?

Resulta evidente que en el transcurso de una enfermedad como el cáncer no va a ser determinante que un día no sigamos las pautas dietéticas o de suplementación del especialista médico.

No obstante, cuando un paciente oncológico recibe una serie de recomendaciones médicas nutricionales, es fundamental seguirlas al pie de la letra para mejorar en su curación.

¿PUEDEN LLEVAR ESTAS PAUTAS NUTRICIONALES Y TOMAR SUPLEMENTACIÓN LOS NIÑOS Y LOS ANCIANOS?

Si. Siempre y cuando tengan un seguimiento especial por parte de su especialista médico.