Rudolf Virchow

El investigador alemán Rudolf Virchow (1821-1902), conocía el artículo realizado por Bennet, y publicó en 1845 a los 4 meses de la autopsia realizada por éste un caso similar al de Bennet y comenzó a preguntarse si la sangre misma no sería anormal, ya que no había ninguna razón para que la sangre se transformara así de golpe.

rudolf virchow

Virchow fue incapaz de explicar lo que estaba sucediendo, pero le dio un nombre a lo que estaba observando: weisses blut (sangre blanca), y más tarde – en 1847 – la rebautizó con un nombre más académico: “leucemia” del griego “leukos” blanco.

En 1839 había iniciado sus estudios de Medicina, concluyendo su Tesis Doctoral en 1843, siendo nombrado titular de la primera cátedra de Anatomía Patológica en Alemana (Universidad de Wurzburgo) en 1848. Ya en 1856 se le ofreció la recién creada cátedra de anatomía patológica en Berlín.

En lo político, Rudolf Virchow tomó parte activa en el movimiento revolucionario junto con otros médicos berlineses partidarios del liberalismo radical. A través de sus artículos defendió que la salud humana es un asunto de interés social directo y que las condiciones sociales y económicas deben ser analizadas científicamente como causas de enfermedad. Para él estaba muy claro que la medicina debía ser una de las bases científicas de la organización social.

En contra del «humoralismo» de Galeno todavía vigente en la mente de muchos médicos de aquella época, Virchow pasó a defender la nueva idea de la patología celular. Patólogo de formación, se lanzó a un proyecto al que dedicaría toda su vida: describir las enfermedades humanas en simples términos celulares.

Hasta entonces (años 1850) pesaba más el concepto “pseudomágico” para tratar de explicar las causas de las enfermedades: miasmas, neurosis, malos humores e histerias.

En 1838 Mathias Schleiden, un botánico de origen alemán, había llegado a la conclusión de que todos los tejidos vegetales estaban formados por células. Al año siguiente, otro alemán, el zoólogo Theodor Schwann extendió las conclusiones de Schleiden hacia los animales y propuso una base celular para toda forma de vida.

La Teoría Celular

Virchow formado en la escuela de J. Müller y L. Schönlein, (discípulos de Schleiden y Schwann) profundizó en el estudio de la célula. Rudolf Virchow hizo importantes contribuciones a la teoría celular de la biología humana. En el curso de sus trabajos sobre citogénesis de los tejidos cancerosos, demostró en 1858 que toda célula procede de otra célula anterior, o como lo decía en su axioma «ommni cellula e cellula»; como la planta sólo puede proceder de otra planta y el animal de otro animal.

Contribuyó así a «redondear» la teoría celular aclarando la naturaleza real de la citogénesis, que la obra de Schwann no contenía, y cerrando el círculo que había iniciado en 1665, Robert Hooke, al examinar con su microscópico una corteza de alcornoque (corcho) y observar que estaba formado por una serie de celdillas de color transparente, ordenadas de manera semejante a las celdas de una colmena; para referirse a cada una de estas celdas, Robert Hooke utilizó entonces la palabra “cellulae” o célula.

La Teoría Celular, tal como se la considera hoy, puede resumirse en cuatro proposiciones:

1. En principio, todos los organismos están compuestos de células.

2. En las células tienen lugar las reacciones metabólicas de organismo.

3. Las células provienen tan solo de otras células preexistentes.

4. Las células contienen el material hereditario.

Hiperplasia Hipertrofia

Si las células sólo nacían de otras células, el crecimiento podía ocurrir únicamente de dos maneras: Hiperplasia e Hipertrofia.

En la hiperplasia, existe un aumento del número de células.

En la hipertrofia, el número de células no aumenta, pero éstas aumentan su tamaño.

La elaboración de este nuevo concepto (hiperplasia / hipertrofia) sobre el crecimiento normal, hizo pensar a Virchow que pasaría lo mismo con el crecimiento patológico. Así, con la ayuda del microscopio descubrió la hiperplasia descontrolada e inexplicable a la que denominó “neoplasia”.

Virchow sentaba las bases científicas para la futura comprensión del cáncer. A partir de 1880, basándose en las investigaciones y hallazgos de Virchow, los patólogos comenzaron a contemplar la leucemia – no como una supuración – sino como una neoplasia de la sangre.

Tras su muerte en 1902, el cáncer pasó a ser entendido como una hiperplasia patológica en la que las células se dividen de manera autónoma.

The history of oncology (Inglés) Tapa dura; Bohn Stafleu van Loghum; Edición: 2009.

Consulta también nuestro post Historia De La Oncología I – Velpeau Y Bennet.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llámeme ahora
+
Llámeme