El tratamiento de los cánceres uterino, cervical, vaginal y anorrectal comúnmente involucra radioterapia pélvica (RT). Un efecto secundario comúnmente observado de la RT pélvica es la estenosis vaginal inducida por radiación (EV), que se define como un endurecimiento anormal y acortamiento de la vagina debido a la formación de fibrosis. La estenosis vaginal puede ocurrir después de la radioterapia de haz externo (EBRT) o braquiterapia (RT interna), o ambos entregados en el entorno definitivo, adyuvante o paliativo.

La estenosis vaginal inducida por radiación puede tener un impacto negativo en el bienestar del paciente, en particular la disfunción sexual, dispareunia (dolor en las relaciones sexuales) y limitaciones para continuar con los exámenes médicos en el periodo de vigilancia posterior al tratamiento de radioterapia.

No sólo la radioterapia induce a la formación de la estenosis vaginal  sino que también la quimioterapia y la cirugía, que pueden ser posibles tratamientos de estos cánceres junto con la radioterapia, también favorecen la aparición de la estenosis vaginal.

¿Por qué se produce la estenosis vaginal?

La radiación daña el epitelio vaginal, tejido conectivo y pequeños vasos sanguíneos causando inflamación y la muerte celular anterior. La disminución circulatoria, hipoxia de tejidos, pérdida de elastina, deposición e hialinización del colágeno y fibrosis conduce al adelgazamiento de la mucosa vaginal, menor lubricación y fibrosis. Esto causa sequedad, pérdida de elasticidad, endurecimiento y acortamiento vaginal. Todo esto conlleva una disminución o pérdida de la función vaginal.

Adicionalmente, la deficiencia de estrógenos (resultado de la radiación, que además induce a la menopausia) intensifica la pérdida de elasticidad y lubricación, y produce el adelgazamiento y atrofia de la mucosa vaginal. Se ha sugerido que la estenosis vaginal también puede predisponer a un mayor trauma e infección, aunque no se conoce su verdadera prevalencia.

¿Cómo saber si tengo estenosis vaginal?

La estenosis de define como un compromiso del canal vaginal. La definición de los diferentes grados de estenosis es difícil de cuantificar, hasta hora se han utilizado diferentes registros de ésta mediante escalas validadas que registran la toxicidad.

Debido a su dificultad de graduación es necesario acudir a tu ginecólogo u oncólogo de referencia pudiendo consultar también a un fisioterapeuta especializado es uroginecología.

¿Cuál sería el tratamiento o prevención de la estenosis vaginal?

Un gran estudio sobre la estenosis vaginal del 2003 que habla del manejo de las disfunciones sexuales en mujeres (entre ellas la estenosis vaginal) que han recibido radioterapia pélvica, aconseja diferentes tratamientos dependiendo de las diferentes fases de evolución. En fases iniciales, para intentar prevenir o limitar la reacción aguda: mantenimiento de la higiene, tratamiento de la infección y dilatación regular del canal vaginal. Siguiendo con el tratamiento de la reacción aguda: tratamiento activo de la ulceración, terapia de reemplazo hormonal (estrógenos y bencidamina – TRH) cuando está indicada y compensación por la sequedad de la mucosa con lubricantes. Prevención de los efectos secundarios tardíos: dilatadores vaginales, lubricantes y TRH. Por último, tratamiento de los efectos secundarios tardíos establecidos: oxigenoterapia hiperbárica y reconstrucción quirúrgica.

El uso del dilatador vaginal es el tratamiento por excelencia de la estenosis, así también como de la prevención de ésta. La prevención con esta terapia únicamente es efectiva en el periodo de post-tratamiento radioterápico una vez que el periodo de inflamación aguda ha pasado.

La fisioterapia uroginecológica o comúnmente más conocida como de suelo pélvico, se encarga del tratamiento y prevención de esta secuela de los tratamientos oncológicos. Brindando a las pacientes la posibilidad de la enseñanza del uso dilatador, educación sobre la terapia, posibles riesgos y efectos secundarios, además, la fisioterapia cuenta con intervenciones más completas de rehabilitación no solo de la estenosis vaginal, sino de ésta en combinación con la rehabilitación del resto de secuelas que puedan acompañar a la estenosis. Ya que cuando se realizan tratamientos oncológicos en esta zona la estenosis vaginal no es la única complicación. Por ello, el manejo de ésta debe de ir en consonancia con el tratamiento de las demás posibles secuelas coadyuvantes. Estos tratamientos en el ámbito de la fisioterapia uroginecológica están en pleno desarrollo para mejorar esta y otras secuelas. Algunos de estos tratamientos propuestos además del dilatador son: ejercicios y estiramientos de la zona vaginal y zonas vecinas, terapia manual, reeducación del control motor del periné, etc.

REFERENCIAS:

  • Son CH, Law E, Oh JH, Apte AP, Yang TJ, Riedel E, et al. Dosimetric Predictors of Radiation-Induced Vaginal Stenosis After Pelvic Radiation Therapy for Rectal and Anal Cancer. Int J Radiat Oncol Biol Phys. 1 de julio de 2015;92(3):548-54.
  • Morris L, Do V, Chard J, Brand AH. Radiation-induced vaginal stenosis: current perspectives. Int J Womens Health. 2017;9:273-9.
  • Denton AS, Maher EJ. Interventions for the physical aspects of sexual dysfunction in women following pelvic radiotherapy. Cochrane Database Syst Rev. 2003;(1):CD003750.
  • Fajardo LF. The pathology of ionizing radiation as defined by morphologic patterns. Acta Oncol Stockh Swed. 2005;44(1):13-22.

Leave a Reply

Llámeme ahora
+
Llámeme